Puerta grande para Octavio Chacón y Gómez del Pilar

Por Enrique Carcelén Nava

Cutervo – Perú, domingo 30 de Junio, última corrida de feria. Tarde soleada, más de seis mil espectadores, plaza casi llena con gran ambiente y expectación. Toros de Montalvo; desiguales en presentación, buen comportamiento en general, el quinto sobresalió en sus hechuras, su manera de emplearse en el caballo y fue indultado.

Primer Montalvo de la tarde para Curro Díaz, poca cara, sin morrillo, algo anovillado. Al recibirlo con el capote pegado a tablas el toro mete bien la cara por ambos pitones, un poco de más calidad por el izquierdo, lamentablemente al llevarlo a los medios se pega una voltereta. Entró fuerte al caballo, golpe seco para estrellarse contra el peto, insiste en la pelea sin éxito. Mansea en banderillas, tardo, con poco recorrido, con la lengua afuera, sin acudir al cite. Curro se dobla al iniciar la faena para meter en muleta al Montalvo escaso de fuerzas. Primeras tandas en redondo bien ligadas, pero despegadas y abusando en extremo del pico. El toro responde con mucha nobleza. Al probarlo por la izquierda muestra una embestida descompuesta, calamocheando. Persiste el “destoreo” despegado. El Montalvo acaba sin fuerzas y recorrido. Estocada delantera, oreja para el de Linares.

El cuarto de la tarde, castaño con claro guarismo del 5 y buena presentación, bien abierto de pitones. El toro galopa alrededor del ruedo apoderándose de sus territorios, remata en uno que otro burladero, Curro intenta pararlo con el capote pero termina saliendo suelto. En el caballo también se estrella contra el peto durmiéndose con la cara debajo de éste. En la muleta Curro se lleva al Montalvo a los medios, animal débil de remos que perdió en reiteradas ocasiones de la lidia las manos. Oda al toreo despegado por parte de Curro, haciendo recordar a las distancias del maestro de Chiva abusando también de manera descarada del pico. Muy mala colocación, sin cruzarse una sola vez a pesar que el animal se paraba y le protestaba al citar atravesado, por ambos pitones. Embestidas a media altura sin transmisión. Estocada ligeramente delantera. A destacar la indiferencia del público que a pesar de ser un pueblo no se escuchó ni medio OLE durante las tandas especulativas de Curro.

Octavio Chacón, ídolo en este país, enfrenta a un segundo de la tarde muy anovillado, escaso de morrillo, algo mejor armado de encornadura. Chacón lo va parando a través de capotazos templados, el Montalvo responde con nobleza. En el caballo se emplea poco, intenta empujar metiendo la cara dejándose pegar y creciéndose ante el castigo. Hace sonar el peto con sus recargas. Mansea en banderillas, sin meter la cara, poca transmisión, pierde las manos. Chacón arranca su faena doblándose, para después romperlo por arriba a través del derechazo rematado con el de pecho. Gracias a esto las siguientes tandas el animal empieza a descolgar el cuello, ligándolo en redondo Chacón encontrando respuesta en los tendidos. Faena de menos a más el extraerle Chacón sendos muletazos. Intenta hacer lo mismo por el pitón izquierdo pero sin éxito. Finaliza la faena con manoletinas y muy encimismado ahogando un poco al toro. Estocada un pelín trasera y tendida.

El quinto toro generó asombro y aplausos en su lenta salida, tremendas hechuras pero bizco de pitones, muy bien rematado de cuartos traseros, un tío y lujo para cualquier plaza de América. Poco a poco va recorriendo el ruedo emplazándose, un susto y pelos de punta producen sus miradas a los que estamos en el callejón. Empieza metiendo muy bien la cara en el capote, regresando en cada embestida con mucha codicia por ambos pitones. Chacón tiene toro. Tremendo tercio de varas, se arranca a una media distancia, Angelo Caro lo espera con la vara ya señalizada y cae en todo lo alto, el Montalvo empuja y desplaza muchos metros al caballo, mete los riñones, Caro le sigue pegando mientras el toro intenta romanear, salen los monosabios a asistir al caballo ya que el Montalvo seguía sacándolo para los medios. Caro levanta la vara pensando que el toro se durmió pero este recarga, se deja pegar nuevamente y continúa la pelea para escupirse del peto y salir a los medios sin obedecer los capotes, Drama y pánico en los tendidos que responden con aplausos, esta afición tiene potencial toristaen caso se le eduque. Para muchos le hubiera venido bien un segundo puyazo donde se arranque de largo y solo lo señalicen. En banderillas acude con una embestida rebrincada y descompuesta, síntomas de que aún la embestida no está ahormada del todo. Aparecen síntomas de mansedumbre, poca fijeza. Faena de muleta iniciada en los medios, buen recorrido para los derechazos del gaditano, pero aun muestra la embestida descompuesta vista anteriormente, acusa falta de calidad. Faena que va de más a menos, donde Chacón complace al público con un toreo tremendista, después de cada tanda se ve su sonrisa de tener tremendo bicho respondiendo a sus toques. Le conceden música local, el huayno en vez del clásico pasodoble. El toro termina rajado, quizás el exceso de kilos sumado a los casi 3000 metros de altura influyeron. Pañuelos pidiendo el indulto que al final termina concediendo el juez, decisión quizás ya conversada con el ganadero Henry Caballero nuevo criador de reses de Montalvo en el Perú quién se quedará con el toro. Algunos aficionados protestan el indulto y le increpan a Chacón, quién pasea sus dos orejas como premio y un rabo que no lo concedió el juez y aun así lo cortaron sin autorización.

Noé Gómez del Pilar se sacó el clavo respecto a la tarde anterior. En su primero, tercero de la tarde un lindo ejemplar de Montalvo, más armónico que los anteriores, con más cara, bien enmorrillado, abanto de salida, remata en un burladero y Gómez del Pilar empieza a lancearlo, llevándoselo de adentro hacia afuera, capotazos de poca nota., quedándose el toro fijado en los medios. Buen par de banderillas de Santiago de la Rosa en toda la cara del toro, a quién tomaba la alternativa, Noé lo invita a que salude al público. Inicio de muy buenos doblones, respondiendo el Montalvo por abajo,a continuación el torero de hinojos empieza a ligar derechazos en redondo. Luego de pie intenta realizar un toreo muy vertical, citando a media altura sin adelantar mucho la muleta pero con el inadecuado manejo de muñeca ya que no se le busca rematar detrás de la cintura sino el manguerazo para afuera. El animal empieza a acusar falta de recorrido, sin embargo la fijeza y nobleza permiten que se mueva. Por el pitón izquierdo Noé no llegó a acoplarse, muy despegado. Al volver por el derecho torea más para el público que responde de buena manera ante el tremendismo. Estocada caída y oreja.

El sexto, quizás el más escurrido de carnes, algo comprensible debido al viaje desde Salamanca, el cambio de clima y alimentación. Eléctrico y rebrincando de salida, Gómez del Pilar intenta pararlo. En el caballo solo se estrelló en el peto. Noé se dobla al iniciar la faena de muleta, luego muy vertical él, busca templarlo por el pitón derecho, las series son despegadas, fuera de cacho, el animal se limita a pasar por el engaño sin transmitir en su embestida. Va desarrollando nobleza aunque se sigue parando entre muletazos. No responde de manera adecuada por el izquierdo. Para recuperarle el recorrido Noé realiza dosantinas, muy bien colocado para que el Montalvo responda de mejor manera a estos circulares invertidos. Termina la faena extrayendo unipases por la derecha muy vertical Noé mirando al tendido. Estocada ligeramente caída, oreja y puerta grande para Noé.

El público se retira feliz después de reconocer el nivel de casta de los encierros españoles a comparación del nacional y americano en años anteriores. Mucho orgullo por parte de la afición cutervina al experimentar estos primeros indicios de torismo en su plaza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/altoroes/public_html/wp-includes/functions.php on line 4344