Salamanca | Mario Navas brilla con su concepto y abre la puerta grande

Por Noelia Crespo

La Glorieta abría sus puertas un año más a una nueva feria taurina Virgen de la Vega por septiembre. Con la novedad de hacerla en dos fines de semana, se mantuvo la tradicional novillada abriendo el serial. Un encierro de Antonio Palla bonito pero justo de fuerzas y raza ante el que solo consiguió acoplarse el buen hacer y toreo de Mario Navas abriendo la puerta grande.

A la verónica con cadencia, aunque sin un total lucimiento recibió Mario Navas a «Palique – 51», tercer novillo del festejo. Noble, aunque justo de fuerzas, lo entendió y se acopló a la perfección el vallisoletano para torear por el pitón derecho muy despacio por momentos, con muletazos llenos de gusto y pureza. Al natural tuvo mayores dificultades al defenderse el de Palla, por lo que pronto volvió a la mano derecha para, a media altura, dibujar nuevos pasajes al ralentí. Se tiró a matar o morir dejando una media estocada y siendo cogido entre los pitones de manera sobrecogedora, aunque afortunadamente sin consecuencias. Oreja de peso.

Al cierra plaza «Trianero – 7» lo saludó con un recibo a la verónica templado y de bella factura dando muestras de que no se iba a dejar nada en este novillo. Inició su trasteo por doblones en el tercio de manera muy torera y elegante, con susto incluido. Firme y templado por ambos pitones, hiló tandas de muletazos de mucho empaque rematadas por pases de pecho hasta la hombrera contraria. Dejó detalles de toreo caro y clásico que llegaron al tendido. Nuevamente se fue tras la espada cortando otra oreja tras fuerte petición de la segunda.

«Trianero – 44» fue el primer astado en salir por toriles. Cuajado de presencia, no pudo lucirse a la verónica Antonio Grande en el recibo capotero. Tras su paso por el caballo ya mostró su falta de fuerza y raza aunque el salmantino le recetó un quite por chicuelinas ajustadas. Basó la faena por el pitón derecho teniendo la virtud de conseguir que no se le cayera. Demostró su oficio y disposición en tandas por derecho, pero el trasteo no terminó de alzar vuelo. Lo mejor fue la estocada fulminante que le valió para cortar la primera oreja del ciclo.

No se entendió con el torete de nombre «Pajarraco – 23» que salió en cuarto lugar. Desrazado como el resto, aunque con más teclas, le exigía todo por abajo con firmeza, algo que Antonio no supo interpretar. Los excesivos enganchones por ambos pitones deslucieron aun más una faena en la que le faltó apostar. Segundo festejo de una temporada atípica para quien ha estado en lo más alto del escalafón los últimos años y que actualmente debería estar ya en otro escalón.

Carlos Domínguez se presentó en Salamanca en una tarde que no consiguió convencer con el peor lote del encierro. Con «Artillero – 52», reservón y soso, quiso con voluntad ligar los muletazos por ambos pitones sin éxito. Su falta de bagaje y técnica hizo que aumentarán los enganchones, lo que le dificultó terminar de acoplarse con el de Campo de Ledesma.

Ante el quinto, «Canito – 13», no tuvo opciones de lucimiento con un animal rajado en tablas. Se atascó en exceso con la espada.

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de Toros de La Glorieta (Salamanca). 1ª de la feria taurina Virgen de la Vega 2022.

Novillos de Antonio Palla, bien presentados en general, justos de fuerzas, desrazados y descastados.

  • Antonio Grande (de blanco y oro). Oreja y ovación.
  • Carlos Domínguez (de azabache y oro). Silencio y silencio.
  • Mario Navas (de agua marina y oro). Oreja y oreja tras fuerte petición de la segunda.

Entrada. Un tercio de plaza en una tarde calurosa.

Detalles. Se desmoteraron Roberto Blanco (3°) y Gómez Escorial (6°), ambos de la cuadrilla de Mario Navas.