¿Se atreverán a coartar nuestra libertad?

Por Noelia Crespo

Salamanca fue ejemplo de reivindicación civilizada y respetuosa marcando el camino a seguir por muchas de las ciudades que hoy saldrán también a sus paseos. Ayer los habitantes de la capital charra salieron decididos a las calles de la ciudad para manifestar su derecho a la libertad de expresión, a que seamos escuchados y no ninguneados por un gobierno totalmente contrario a nuestra fiesta y al que sólo se le reclama un trato igualitario al resto de artes.

El toreo se ha sentido muy olvidado y maltratado en estos tiempos de crisis del coronavirus. Tristemente ha tenido que venir una pandemia para que este sector se una más que nunca para luchar y remar todos en una misma dirección con unos mismos objetivos. Ahora las llamadas figuras del toreo si que se acuerdan y necesitan a ese aficionado al que muchas veces han olvidado al acudir a las plazas. Salamanca fue lugar clave de unión entre profesionales de todos los ámbitos del mundo del toro y miles de aficionados. La bella Plaza Mayor charra se lleno con más de 2000 personas que abarrotaron el cuadrilátero respetando las medidas de seguridad sanitarias correspondientes.

El Juli, Urdiales, Castella, Manzanares, Escribano, Perera, Ureña, Aguado, Fortes, Del Álamo, los hermanos Castaño, Alejandro Marcos, etc., fueron algunos de los rostros conocidos presentes en el acto. Esta vez por San Juan de Sahagún sí que vinieron las figuras a Salamanca como hacía tiempo que no ocurría. Ojalá se vuelva en la capital salmantina a recuperar esa fecha tan emblemática y conseguir devolver los toros a la Glorieta en el día del patrón.

El acto en Salamanca lo inauguró y dirigió la profesora de la Universidad de Salamanca Mónica Pérez Alaejos. Un minuto de silencio en memoria de todos los fallecidos por la pandemia fue el inicio del acto. El joven Marco Pérez fue el primero en tomar la palabra. Con la asombrosa madurez que ostenta apenas un niño de 12 años, Marco dio voz a todos los jóvenes aficionados y alumnos de la Escuela cuya máxima afición es el amor que le profesan a la tauromaquia. «Queremos ser felices y libres» ha expresado el joven alumno de la Escuela de Tauromaquia de Salamanca. Una frase simple, pero con mucho trasfondo. 

Justo Hernández, en representación de la amplia gama de ganaderias pertenecientes al campo bravo salmantino, ha recalcado que la tauromaquia ha sido siempre ejemplo de democracia y que en una provincia como Salamanca, el toro bravo es esencial para fijar población en nuestros pueblos. Domingo López-Chaves, matador de toros salmantino ha expresado con rotundidad: “La cultura es ese conjunto de ideas características del pueblo más allá de la izquierda o la derecha. Muchas veces he ofrecido mi vida con la ayuda de Dios y lo seguiré haciendo defendiendo una fiesta en la que la sangre es de verdad y existe la muerte.”

Finalmente el diestro Enrique Ponce puso el broche final a la congregación. Añadió que la cultura no se puede reprimir, que el pueblo se expresa alrededor de la tradición del toro y será la cultura que heredamos de nuestro abuelos y que transmitiremos a nuestros nietos. Como colofon alzó varios vivas a la tauromaquia y a España.

Tras el exitoso y ejemplar acto en la capital salmantina, esperemos que en resto de ciudades podamos ver esas imágenes de unidad y respeto entre todos los aficionados y profesionales del mundo del toro reivindicando lo que más amamos: la tauromaquia. ¡España es Tauromaquia! 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/altoroes/public_html/wp-includes/functions.php on line 4344