Sebastián Vela da la sorpresa en la Feria La Oportunidad

Por Enrique Carcelén Nava

Sábado 6 de julio, tercer festejo de la nueva Feria La Oportunidad (Lurín, Lima – Perú), segunda corrida de toros. Cabe mencionar que el triunfador de esta feria tendrá un puesto para la prestigiosa Feria de Acho en noviembre. Bastante expectativa levantó este festejo en la previa; Ernesto Javier Tapia “El Calita” se presentaba en Lima luego de su gran desempeño en primera corrida de aniversario de la Plaza México durante el mes de febrero, alternaba también Emilio Serna torero apoderado por la empresa que organiza esta feria y a quién se le venía acusando de posibles favoritismos para declararlo triunfador del ciclo. Asimismo hubo un cambio de ganadería respecto a la inicialmente anunciada; Santa Úrsula de Viraco fue reemplazada por Camponuevo de Rafael Puga, a priori se aplaude el cambio puesto que Camponuevo da más garantías (a pesar de venir de muchos años de malos resultados por lo descastada) que una ganadería muy desconocida para la afición limeña como Santa Úrsula, pero también se podía sospechar que el baile de corrales podría ser con un supuesto fin de favorecer a algún torero.

Aproximadamente un tercio de plaza se reunió para presenciar el festejo. Tarde nublada y fría. Finalmente los toros de Camponuevo salieron muy terciados, desiguales en presentación, débiles y descastados.

El murciano Emilio Serna, se llevó el lote con mayores posibilidades pero no lo aprovechó. Su primero con más pinta de eral que de utrero acusaba cierta nobleza, respondía a los toques por lo que Serna intentó impactar doblándose de rodillas en tierra. Mató de estocada que hizo guardia. En su segundo, cuarto de la tarde, un chorreado en verdugo de mejor presentación, el más armónico y con mejores hechuras de presentados, a pesar que superaría los 400kg a las justas (según la empresa 442kg). El murciano usaba los vuelos del capote para lancearlo hacia afuera, nunca lo fijó. Entró dos veces al caballo manseando y durmiéndose en el peto, puyazos señalados nomás. A pesar de esto el toro no metía mal la cara, tanto en banderillas como en el capote, poseía buen recorrido y girando a distancias prudentes. Lamentablemente Serna en la muleta le descompone la embestida, se descubre mucho y el novillo lo ve, apretándolo y avisándole que puede desarrollar peligro si continuaba así. Oda al toreo despegado, manierismo, abuso del pico, sin poder quedarse quieto o templar el muletazo, vaciando los pases hacia afuera. Dos pinchazos y estocada caída. Los amigos del torero aplauden y el juez concede la vuelta al ruedo al coleta, quién aprovecha su localía para llevarse ovaciones y aplausos.

El Calita lidió con el peor lote. El segundo de la tarde, un jabonero excesivamente anovillado, brocho de pitones prácticamente cerrados con las puntas a escasos centímetros una de la otra. El mexicano intenta templarlo en contraquerencia con sendos delantales hasta llegar a fijarlo. Se estrelló en el caballo, recostándose por el derecho metiendo la cara muy abajo del peto, no pudiendo empujar nada, nula fuerza novilleril. Inicio de faena de muleta con doblones, el novillo tiene nobleza, apretando al Calita cuando éste se lo saca a los medios. Se le empieza a colar por ambos pitones y mandarle avisos de peligro. Con la izquierda busca prolongar el recorrido, profundizarlo, intenta llevar la complicada embestida del animal marcando las líneas, pero éste pierde las manos. Pinchazo, estocada honda y caída, para terminar descabellando.

El quinto de la tarde, también anovillado pero con hechuras más simétricas, cornialto de pitones. Un descastado más haciendo honor procedencia; sin emplearse en el caballo, manseando, calamocheos, rebrincando. En la muleta acude al cite pero en el segundo y/o tercer muletazo comienza a rebañar, se para, gazapea, reservón. Toreo muy despegado del mexicano, muletazo en la oreja, sin cruzarse, siempre citando atravesado. Mata de estocada atravesada.

Sebastián Vela, el tapado de la tarde fue quién dio la sorpresa. El crédito nacional, apoyado por mucha gente que llevó a los tendidos, se encuentra al tercero de la tarde, un negro listón que sí era toro, rabilargo hasta el suelo y claramente las criadillas caídas, a pesar del poco tamaño y lo brocho de los pitones. Salió calamocheando y rebrincando. Vela se quiso llevar a los medios para ganarle terreno pero el toro lo comienza a apretar, por lo que el peruano le camina con el capote hacia los adentros. Mismos defectos en el caballo; cara alta haciendo sonar el estribo, excesivo calamocheo. Recibe un segundo puyazo en la paletilla, mala ejecución de la suerte. En la muleta Vela busca templarlo por abajo, llevándoselo así hasta los medios, donde finalmente a pesar de que el novillo mantenía los defectos antes mencionados, llega a imponerle un par de tandas en redondo , perdiéndole un par de pasitos entre cada pase para así ligar sucesivamente los derechazos, aguantando estoicamente los extraños movimientos de oreja del Camponuevo. Faena de más a menos. Por naturales citó muy despegado, al hilo del pitón. Vuelve a la derecha y sigue en esta tendencia ventajosa. Series de unipases. Manoletinas y estocada en todo lo alto bien colocada, se pide la oreja y el juez la otorga.

El último de Vela, un castaño bragado meano gargantillo axiblanco, también claro novillo. Vuelven a aflorar los mismos defectos de la sangre Camponuevo. Con la muleta, Vela mal colocado intenta extraerle algo de pases al descastado utrero. Animal reservón, nula respuesta, va buscando refugio y querencia en tablas, Vela lo busca en los dos burladeros pegados a toriles donde el novillo se refugia, mala colocación del torero, fuera de cacho. Larguísima faena donde no se tocaron los avisos finales. Pinchazo, entra a matar sin muleta y vuelve a pinchar, más pinchazos hasta un pinchazo hondo caído en tablas, debe descabellar.

Se resalta la buena organización, las excelentes instalaciones de la plaza y jardines para recibir cómodamente al aficionado. Sin embargo como se intuía siguen descuidando el tema del ganado. Y el hincapié a “siguen” se debe a que la Feria Oportunidad es auspiciada por el Consorcio Casa Toreros quién organiza la Feria del Señor de los Milagros en la plaza de Acho y han demostrado una dejadez notoria en la selección de los encierros. Si esta Feria da un puesto para la plaza más importante del país, entonces debe realizarse con toros que posean el trapío y edad adecuada, no miserias taurinas de bajo costo. Al mismo tiempo el palco debe tener más cuidado con los tiempos en las faenas, y saber conceder vueltas al ruedo cuando la mayoría de público lo pide y no solo dos amigos del torero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/altoroes/public_html/wp-includes/functions.php on line 4212