Soñador, el novillo que salvó la tarde en Villaseca de la Sagra

Texto por Adrián Blázquez | Fotografía por Susana Ortíz

Segunda novillada del Alfarero de Oro en Villaseca de la Sagra para Francisco de Manuel, Manuel Diosleguarde y Alejandro Mora con la ganadería de Jadilla.

Abrió la tarde Francisco de Manuel, que lanceó de capa en los medios de la plaza al novillo que salió en primer lugar por verónicas y rematando con una media. Perdió las manos al salir del primer trance con el caballo, donde corrigió parte de la falta de fijeza que acusó de salida. Tras quitar por chicuelinas para ver la condición del toro, pidió el cambio de tercio tras el primer encuentro. Comenzó faena con un gran trasteo por bajo sacándose muy despacio el novillo a los medios, donde se gustó con las tandas de derechazos ante un animal que solo veía las telas. Por el pitón izquierdo llegaron los muletazos más caros, con tandas ajustadas a pies juntos y rematando en la cadera. Cerró la faena por bajo antes de dejar una primera estocada que hizo guardia. Bien hizo en volver a por la espada para entrar de nuevo, pero perdió los premios tras los reiterados pinchazos que siguieron a la primera. Mató con la cruceta tras aviso. Ovación para Soñador en el arrastre.

De inmediato se puso a torear a la verónica al segundo de su lote con un remate para los objetivos de las cámaras. Mala práctica del jinete y cambio de tercio para un novillo que se fue sin picar, tras varias varas defectuosas y sin efecto. No consiguió transmitir lo que planteó en el ruedo a los asistentes de plaza, sin acabar de acoplarse a un novillo que no tuvo la calidad del primero pero que compartió la movilidad de su hermano de camada. Mató de una estocada trasera a la que completó con un certero golpe de descabello.

Tan pronto como Manuel Diosleguarde se puso a torear a la verónica consiguió poner de acuerdo a toda la plaza, que rompió a aplaudir tras la ejecución de los primeros lances de capa. Con un novillo que acusó falta de fuerzas por momentos, no fue hasta que acortó distancias cuando pudo torear más encajado, dejándole la muleta puesta a la salida. Mató tras varios intentos con una espada desprendida y tendida.

Con una faena más deslucida al quinto de la tarde, dejó patente su personalidad, sin arrugarse ante un oponente que tomó tres varas que se fueron traseras en el mismo punto. Alargó una faena en la que tuvo que sujetar al toro para que no emprendiera la huida hacia la puerta de chiqueros. Mató de una estocada contraria y descabelló tras pinchazo en el primer encuentro.

De comportamiento incierto salió el primero del lote de Alejandro Mora, que pasó por los dos primeros tercios de la lidia sin llegar al tendido. Con la pañosa estructuró una faena ligando las tandas pero sin convencer a los los asistentes. Mejor estuvo con la izquierda, adornándose en los últimos compases de la faena con pases por abajo para poner al toro en suerte. Tras errar varias veces con la espada, el propio torero hizo patente su enfado.

A ritmo de jota salió el sexto de Jandilla que cerraba plaza. Tras la buena ejecución del tercio de banderillas, se desmonteró Rafael Gonzalez a petición de los asistentes. En una tarde que fue de más a menos, el sexto puso la nota discordante a la novillada, siendo el de menos movilidad y teniendo Alejandro Mora que tirar de él para sacar lo que tenia. Sin un toreo ajustado pero con oficio, puso fin a la tarde tras una larga penitencia con el descabello. Aviso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/altoroes/public_html/wp-includes/functions.php on line 4344