Toro | Triunfo y buen toreo en el primer y variado desafío ganadero del Circuito de CyL

Por Noelia Crespo

La plaza de toros de la localidad zamorana de Toro acogió la tercera semifinal del circuito de novilladas de Castilla y León, la primera en formato de desafío ganadero. En el apartado ganadero destacaron los novillos de José Enrique Fraile de Valdefresno, bravo, con recorrido, fijeza y humillación; y de Paco Galache, noble y con humillación.

Tela – 5” de Raso de Portillo, correspondiente a Manuel Diosleguarde, abrió el festejo en la calurosa tarde zamorana. Un novillo noble, a menos y falto de recorrido que fue premiado con una excesiva e incomprensible vuelta al ruedo al término de la faena del salmantino. Tras un ramillete de verónicas templadas y cadentes, comenzó su trasteo pegado a tablas por alto ante un novillo más costoso. Con mando y poder, dejándole la muleta puesta y tirando de él en cada muletazo logró firmar pasajes sueltos con oficio por ambos pitones. Estocada entera y doble trofeo al novillero.

Deslucido y sin entrega resultó “Mariscador – 15” de Castillejo de Huebra al que Diosleguarde tuvo que cuidar desde el principio. Aplomado ya en el tercio de varas, donde no quiso pelea en el segundo encuentro, buscó las cercanías el salmantino con la muleta de manera inteligente para intentar conectar con el tendido. Acusando la condición del murube, sin suerte no pudo elaborar una faena de éxito.

En el segundo acto de la tarde se desmontó el criterio del presidente al salir al ruedo un extraordinario “Bellotito – 35” de José Enrique Fraile de Valdefresno. La bravura, repetición, humillación y fijeza fueron algunas de las múltiples cualidades que tuvo el astado de la ganadería salmantina que bien mereció el pañuelo azul concedido sin sentido anteriormente. Guillermo García aprovechó las virtudes de su oponente para estructurar una faena de altas cotas. A más en los engaños del novillero, por ambos pitones le firmó tandas de mano baja, llenas de profundidad, temple y encaje. Lo cuajó de principio a fin culminando la labor con un final por doblones de mucha torería. El fallo reiterado a espadas le redujo el premio en una oreja.

Colito – 1” de Paco Galache sembró la incertidumbre pronto en el ruedo. Tras caer al varilarguero, se llevó después por delante a uno de los monosabios que ayudaba en las labores de levantar al caballo. Consiguió Guillermo elaborar una faena llena de pasajes de gusto y temple ante un noble y humillador astado de Hernandinos que deslucia la salida del muletazo por su falta de recorrido. Con suavidad, acople y seriedad, aprovechó la calidad en la embestida del «vegavillar» por ambos pitones para exprimirlo y sacarle muletazos de uno en uno de bella factura. El final por naturales a pies juntos elevó el nivel del trasteo. De nuevo la espada le privó de cortar los trofeos.

Demostrando actitud y hambre de triunfo, Valentín Hoyos se fue directo a la puerta de toriles para recibir a porta gayola a “Cuartero – 31” de El Pilar para después recetarle un ramillete de verónicas templadas y cadentes. Tras un buen tercio de varas de Curro Sánchez, comenzó de rodillas en el tercio con la franela. Con suavidad, de uno en uno y poniendo más el salmantino que el noble astado del Puerto de la Calderilla, firmó varias tandas de naturales encajados, llenos de temple y buen trazo echandole los vuelos y llevándolo hasta el final. Entendió la altura y distancia que requería el animal para elaborar una faena medida con pasajes de mucha pureza, pulcritud y gusto. Tan despacio como toreó se tiró a matar dejando una estocada entera. Doble trofeo.

Cerrando el festejo y con presencia de «torito» salió al ruedo ovacionado “Mamarracho – 60” de José Cruz. El público vibró en una suerte de varas lucida en la que el astado se empleó y empujó en el caballo de Héctor Piña con dos puyazos en lo alto. A menos el noble de Cabezal Viejo en las telas de Valentín, acusó los dos tercios anteriores, impidiendo al de la Alberca conectar más con los tendidos. Lo puso todo el novillero, dispuesto y entregado, buscando en las cercanías del animal con mucha quietud elevar las cotas de la faena. Manoletinas como cierre y rubrica al segundo intento con la espada. Vuelta tras petición mayoritaria, de nuevo como en la anterior novillada.

FICHA DEL FESTEJO.

Plaza de toros de Toro (Zamora). Novillada con picadores. Desafío ganadero. Semifinal del Circuito de Novilladas de CyL.

Novillos de Raso de Portillo, noble y de corto recorrido, premiado con la vuelta al ruedo; José Enrique Fraile de Valdefresno, bravo, con fijeza, humillación y recorrido; El Pilar, noble; Castillejo de Huebra, deslucido, aplomado y sin entrega; Paco Galache, con humillación, noble, pero corto de recorrido que deslucida el final del muletazo; y José Cruz, noble.

  • Manuel Diosleguarde (de grana y oro). Dos orejas y oreja.
  • Guillermo García (de rosa y oro). Oreja y ovación tras aviso.
  • Valentín Hoyos (de burdeos y oro). Dos orejas y vuelta al ruedo tras petición.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *