Trío de espadas en la Corrida Goyesca de Madrid

Por Adrián Blázquez

La Comunidad de Madrid celebraba su festividad del 2 de mayo y con ello la tradicional Corrida Goyesca en la Plaza de Las Ventas. El festejo lo formaban tres matadores que, a priori, componían una terna por debajo de los carteles de años anteriores con toros de Jose Luis Pereda.

Abría la tarde Cristian Escribano con un desastroso tercio de varas en el que el toro se metía debajo del caballo al partir en dos la vara. Tras unos buenos pares de banderillas se desmonteraba Raúl Cervantes, antes de que Escribano cogiera la muleta para iniciar por abajo la faena llevándose al toro a los medios. No supo el matador entender las distancias que le pedía el toro. Tocando los vuelos de la franela durante toda la faena, finalizaba con su primero de la tarde con un bajonazo a un toro aplaudido en el arrastre.

Con su segundo oponente de la tarde, Escribano amplió las distancias citándolo de largo en las tres primeras tandas con la muleta. Faena de más a menos que culminó con una estocada de libro hasta las cintas. Ovacionado el toro en el arrastre y saludos para un Escribano que decidió regalarse una vuelta al ruedo para despedir su tarde en Madrid.

El segundo toro de la tarde correspondería a un Francisco José Espada que volvía a Madrid tras la oreja concedida en la feria pasada de San Isidro. El primer toro de su lote daría muestras de mansedumbre desde su salida, no consiguiendo el torero meterlo en los vuelos del capote y pasando de puntillas por un tercio de varas al que ya solo le queda el nombre. Quite de Ángel Sanchez mientras Espada pedía el cambio, no condeciéndolo el presidente y obigándolo a tomar una tercera vara con el mismo desenlace. Consiguió Espada sacarle una buena tanda con la izquierda en unos terrenos en lo que ni toro ni torero estaban a gusto, dándole a la faena un aire de dramatismo constante. Estocada hasta la bola de rápido efecto y oreja con división de opiniones.

En su segundo toro volveríamos a ver la rivalidad que sobrevoló durante toda la tarde, realizando de nuevo Ángel Sanchez un quite al toro que correspondía a Espada. Buen toro que Francisco José Espada brindó al público de Madrid, dando paso a una faena de gran duración que no llegó a romper más que algunas protestas en los tendidos. Estocada delantera y caída. De nuevo, toro aplaudido en el arrastre y saludos con protesta.

Llegaba Ángel Sanchez a Madrid tras estoquear la corrida de Adolfo Martín en esta misma plaza el día de su alternativa. Primer toro muy por debajo de los anteriores y protestado de salida al que Escribano quiso apuntarse a un quite por chicuelinas con respuesta inmediata de Ángel Sanchez. Buen tercio de banderillas en el que saludaron Iván García y Fernando Sanchez. Faena de mas a menos a un toro sin transmisión al que el torero consiguió arrancarle un par de naturales sueltos. Estocada de manual para sumarse a sus compañeros en una tarde de gran acierto con los aceros. Saludó en el tercio.

Cerraría la tarde Ángel Sanchez de manera precipitada ante un toro que fue masacrado en el caballo. Abrevió para tomar el acero aunque el resultado no fue como en su anterior toro. Falló repetidamente con la espada en una faena sin pena ni gloria.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*