Triple puerta grande para homenajear a Sánchez Mejías en Manzanares

Por Javier Espada Román (@javierespada11) | Imágenes por Eusebio Sánchez (@EusebioSnchez4)

Cien años se cumplían este 2019 de la alternativa de Ignacio Sánchez Mejías, y para homenajear su figura, la plaza de Manzanares acogía en esta tarde una interesante corrida de toros en la que rompían el paseíllo el torero granadino David Fandila, “El Fandi”, el madrileño Alberto López Simón, y el matador de toros extremeño Ginés Marín. Los astados de Las Monjas eran la materia prima para la ocasión en una tarde soleada, pero con viento.

Ginés Marín firmó sin duda lo mejor de la tarde en la plaza ciudadrealeña ante el tercero, un gran toro de Las Monjas, al que toreó con profundidad sobre todo por el pitón derecho, por donde llegaron los mejores pasajes, una labor que emborronó con la espada. López Simón dejó también su impronta con una buena actuación ante su primero, al que toreó con suavidad con el capote y con torería con la muleta por momentos. Por su parte, “El Fandi” no defraudó a sus fieles ofreciendo un gran espectáculo en sus dos tercios de banderillas ante el peor lote de la ganadería de Lora del Río, que dejó mucho que desear con la presentación de los pitones de los dos primeros toros del festejo.

Desde el capote ya demostró Ginés Marín su predisposición y su actitud en la tarde de hoy en Manzanares. De nota fue el quite por chicuelinas ajustadísimas después de pasar el tercero por el caballo. Comenzó faena por el pitón derecho ante un toro obediente y con movilidad, consiguiendo tandas de mucha calidad con muletazos llenos de largura y profundidad. Cumplió también el toro por el pitón izquierdo y volvió al derecho para cerrar faena por bernardinas ajustadísimas que pusieron de acuerdo al tendido. Mató después de dos pinchazos y cortó un trofeo.

El sexto peleó en el caballo demostrando una gran bravura metiendo la cara abajo y recibiendo un largo puyazo, firmando de esta manera el mejor tercio de varas de la tarde. Comenzó Ginés toreando por el derecho abriendo el compás a un toro con calidad, pero que se apagó muy pronto. Las dos mejores tandas llegaron en el inicio de faena. Cobró una gran estocada que le valió una oreja y la petición de la segunda.

Recibió López Simón al segundo de la tarde, escobillado de pitones, con un manojo de verónicas de gran lentitud. Continuó el espectáculo capotero con las chicuelinas por las que llevó al toro al caballo. Comenzó faena con dos tandas por el pitón derecho muy serias, con ligazón y torería antes de cambiar al izquierdo por donde el de Las Monjas se paró. Con el toro ya venido a menos y en el tercio, intentó rematar la faena por circulares y mató de una buena estocada. Oreja con petición de la segunda.

Ni quiso pelea en varas ni fue fácil de banderillear el quinto, que puso en apuros a los subalternos de la cuadrilla de López Simón. Con poca clase y descoordinado se mostró desde el primer momento de la faena, dejando pocas opciones a López Simón, que cerró por bernardinas para matar con una gran estocada con susto incluido ya que el toro le soltó un peligroso varetazo en el cuello, pero que le valió la oreja y la petición de la segunda.

Con un pobre aspecto de pitones saltó el abreplaza al ruedo de la legendaria plaza de Manzanares. Lo recibió “El Fandi” con una larga cambiada de rodillas y ofreció el habitual espectáculo en banderillas, destacando el primer par de dentro hacia fuera y el último al violín. En la muleta el de Las Monjas demostró falta de clase metiendo la cara arriba al final del muletazo. Conectó el granadino con el tendido en la parte final de la faena con un arrimón y los desplantes y mató de manera habilidosa con media estocada que le sirvió para cortar una oreja.

Recibió Fandila al cuarto con una larga cambiada para después protagonizar un tercio de banderillas muy vistoso con cuatro pares que levantaron al tendido, pero que a la vez mermaron y mucho al de las Monjas. En la faena, el astado, ya muy venido a menos, se apagó muy pronto y “El Fandi” apenas pudo plantear faena. Tuvo que descabellar tras una estocada y le pidieron la oreja excesiva que le fue concedida.

Ficha del festejo. Plaza de toros de Manzanares (Ciudad Real). Algo más de media plaza. Toros de Las Monjas, escobillados de pitones los dos primeros, con opciones en líneas generales, aunque venidos a menos en las faenas de muleta. El mejor fue el tercero, que demostró clase, movilidad y duración.

  • El Fandi”: Oreja y oreja.
  • Alberto López Simón: Oreja con petición de la segunda y oreja con petición de la segunda.
  • Ginés Marín: Oreja y oreja con petición de la segunda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *