Triunfa Damián Castaño en Candeleda en una tarde con mucha actitud

Texto y fotografía por Lucía Hernández

Candeleda, 18 de agosto. Festival sin picadores con reses de Los Camino, bien presentados, para los diestros David Luguillano y Damián Castaño. Se contó en la plaza con la presencia de Rafael Camino y Julio Aparicio, ambos matadores de toros.

Con destreza y suavidad recibió David Luguillano al primero de la tarde en los vuelos de su capote. Se le colocaron tres pares de banderillas traseras y bajas de los que se dolió el astado. Basó su faena en la mano derecha pero no llegó a templar. El novillo hizo amago de rajarse y al final de faena lo hizo. Lo mejor llegó al natural, componiendo muy bien la figura. Erró en el primer intento de enterrar la espada, dejando al segundo intento una espada baja. Sin petición alguna se concedió una oreja pedida por la cuadrilla.

No llegó a rematar el tercero de la tarde en los burladeros. David Luguillano lo recibió muy cerrado en tablas con la pierna genuflexionada. Desastroso tercio de banderillas que se cambió con un solo par. Faena breve en la que el novillo exigió al diestro y no fue capaz de someterlo. Por el pitón derecho fueron todas las tandas y aunque se salvaron algunos derechazos, la mayoría pasaron sin transmisión alguna. Se le recriminó desde los tendidos que se agarrase al animal en varias ocasiones. Sainete en la suerte suprema con un novillo que si bien es cierto que no ayudaba, llegó a sonar un aviso. Silencio sepulcral tras doblar el novillo que fue levemente aplaudido en el arrastre. Le faltó un puyazo para templar.

Damián Castaño se estiró a la verónica en el recibo capotero y cerró con dos medias jaleadas entre los asistentes. Brindó al empresario de la plaza Mario Hidalgo. Novillo con fondo que aguantó una faena larga en la que el diestro le exigió. Citó de largo luciendo al novillo por el pitón derecho y dejando los mejores pasajes de la faena con muletazos con mano baja. Al natural no hubo tanto éxito, puesto que el animal reponía y no pudo enlazar una tanda lucida. Entró a matar y el novillo no estuvo con él, dejando una espada defectuosa. Tardó en caer y logró cortar una oreja minoritariamente pedida. Aplaudido en el arrastre el novillo.

Distraído, con muchos pies y al son de la tradicional jota salió el que cerró plaza. Cantó la gallina pronto y el novillo acusó la querencia. Brindó a Rafi Camino y Julio Aparicio su labor. De manera muy torera el salmantino sacó al novillo al centro del ruedo. Por el pitón derecho tragó y pudo sacar varias tandas en las que hubo muletazos de muy bella factura. Por el pitón izquierdo el animal tenía menor recorrido y con la ayuda de la espada pudo mostrar ese pitón. Al segundo intento enterró la espada baja pero efectiva. Le fue concedida una oreja y salió a hombros.

Las cuadrillas que acompañaron a los diestros no traían los trastos ni limpios, hay que guardar las formas aunque sea un pueblo. Destacó durante toda la tarde Jaime Bermejo con los palos, en la cuadrilla del salmantino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/altoroes/public_html/wp-includes/functions.php on line 4212