Añover de Tajo | Triunfo a la torería de Álvaro Chinchón y Nacho Torrejón.

Por Martín Rodríguez Caro

Se celebraba la segunda novillada del Certamen «Promesas de nuestra tierra» en Añover del Tajo, con novillos de Gómez de Morales. Destacaron Álvaro Chichón y Nacho Torrejón, quienes cada uno a su forma, realizaron faenas de mucho gusto y poderío a los dos mejores novillos de la tarde, ambas premiadas con dos orejas. El quinto, «Gobernante», que cayó en manos de Chinchón, fue premiado con la vuelta al ruedo. Mario Arruza solo logró cortar un apéndice a un lote que no ayudó nada al joven novillero.

De gran tamaño fue el eral que abría plaza de Gómez de Morales. Mario Arruza lo probó por verónicas al recibirlo. No desaprovechó su turno de quites Álvaro Chichón, ejecutando tafalleras. Replicó Arruza alternando tafalleras y faroles. Tras el tercio de banderillas, el joven novillero inició una faena en la que molestó mucho el viento. Aun así, a base de actitud y valor, Arruza consiguió sacar alguna tanda limpia a un novillo que tampoco puso las cosas muy fáciles. Remató la faena con unas ajustadas bernadinas que llegaron al tendido. Tras dos pinchazos el novillo dobló. Silencio.

Recibió a la verónica Mario Arruza al cuarto de la tarde. También realizó un quite por faroles. Después de un rápido tercio de banderillas, Arruza comenzó la faena de rodillas en los medios, dando una tanda por la derecha muy jaleada por el personal. El matador probó al novillo por ambos pitones, consiguiendo las mejores tandas al principio de la faena. Mientras avanzaba la faena, el novillo iba perdiendo fondo y fuerza y a Arruza cada vez le costaba más ligar los pases, terminando por ejecutarlos de uno en uno. Se le vio de nuevo muy seguro al novillero, rematando la faena de rodillas por manoletinas. Al entrar a matar se llevó un pitonazo después de resbalar a consecuencia de que la espada pinchase en la divisa. Después colocó una estocada atravesada y algo trasera que sirvió para que el novillo doblase. Oreja.

Con dos faroles de rodillas y unas verónicas muy suaves y limpias recibió Álvaro Chinchón al segundo novillo de la tarde. Intervino en quites Nacho Torrejón y replicó Chinchón, alternando chicuelinas y cordobinas. Comenzó la faena de muleta en los medios mediante un ajustado pase cambiado. El novillo, aunque era obediente y pronto, se quedaba descolgado en algunos pases. Probó al novillo por el izquierdo, que no tenía buenas condiciones. Chinchón basó la faena en el pitón derecho, consiguiendo las mejores tandas en la segunda mitad de faena. El novillero toreó muy a gusto y con mucha suavidad a su oponente. Remató por manoletinas. Después de dos pinchazos y una estocada trasera dobló el novillo. Silencio.

Fotografía de Susana Ortíz

Trasteó a la verónica Álvaro Chinchón al quinto de la tarde. Torrejón quitó por tafalleras. El novillo era de un gran tamaño, al igual que el abreplaza, tenían hechuras casi de utreros. Chinchón toreó a este novillo con mucha transmisión y ligazón. El novillo era pronto y tenía ritmo, con mucho recorrido en su embestida y Chinchón supo aprovecharlo. De mucho gusto fueron los naturales que le pegó al novillo, bajando muchísimo la mano aprovechando la humillación del novillo. También toreó con mucho gusto por el derecho, ejecutando unos muletazos muy templados y limpios. Remató la faena con doblones por abajo. Mató de una estocada desprendida que entró en dos tiempos. Dos orejas y vuelta al ruedo al novillo «Gobernante» N48 de Gómez de Morales.

Muy suelto de salida fue el tener novillo. Nacho Torrejón intentó fijarlo poco a poco a través de verónicas, hasta que consiguió ligar una tanda en el centro del ruedo. Quitó en su turno Mario Arruza por chicuelinas y tafalleras. Tras un comienzo de faena doblándose por abajo con mucho gusto, Torrejón consiguió captar la atención del público. El novillo acusaba una falta de ritmo y de fuerza notable, perdió las manos y se quedó corto en la embestida en el inicio. Torrejón cambió los terrenos, citando al novillo desde una distancia media para que este cogiese ritmo y así poder ligar pases. Gracias a esto, el joven novillero consiguió ligar numerosas tandas por ambos pitones, llenas de pases de mucha suavidad y torería. Terminó con manoletinas la faena y se le atragantó la espada pinchando varias veces. Silencio.

Quiso torear por delantales Nacho Torrejón al novillo de salida, pero este no se lo permitió. Arruza ejecutó un quite muy deslucido. Buen toreo al natural, con la izquierda, fue el ejecutado por el espada en los inicios de la faena. El novillo no destacaba por tener buen ritmo, además de embestir con la cara a media altura. Por el pitón derecho también ejecutó tandas muy profundas y limpias. Toreó con mucho gusto, suavidad y seguridad toda la faena. Mató de una buena estocada después de un pinchazo. Dos orejas y palmas al novillo en el arrastre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/altoroes/public_html/wp-includes/functions.php on line 4669