«Un grandioso Manuel Perera triunfa ante la buena imagen de Morante, Juli y Capea en Ciudad Rodrigo»

Por Noelia Crespo

Reses de Paco Galache para Morante de la Puebla, Julián López “El Juli”, Pedro Gutiérrez “El Capea” y el novillero triunfador del Bolsín Manuel Perera en el último de los cuatro festejos programados en el Carnaval del Toro de Ciudad Rodrigo. Un festejo además marcado también por la presencia de varias figuras del toreo como José María Manzanares y Juan José Padilla, quienes por momentos, sobre todo el primero, atrajo más la atención que los protagonistas del festejo.

Morante de la Puebla abrió el cartel del Martes de Carnaval en Ciudad Rodrigo tanteando al de Galache y firmando un par de verónicas cadentes y templadas rematando con la media. De salida el «patas-blancas», feo de cara, gacho y tocado de pitones, mostró su falta de fuerzas, aunque acabaría derribando al caballo tras un puyazo arriba. Se hizo presente Julián en la plaza mirobrigense con un quite por chicuelinas ajustadas que empezaron a calentar al personal. Tras brindar al público el de la Puebla del Río, comenzó su faena por alto, templado, alternando con unos molinetes muy personales y toreros que empezaron a vislumbrar que Morante no había venido a pasar el rato a Ciudad Rodrigo. Toreó despacio por ambas manos con gusto y compás, dibujando naturales despacio, échandole los vuelos con sutileza al de Galache, que humillaba y tenía clase, pero que con un poco más de fuerza habría sido de bandera. En un palmo de terreno dejó varias tandas por derecho llenas de empaque y personalidad. Disfrutó en Miróbriga el de la Puebla, quién culminó su paso con una media tendida que le valdría para pasear un trofeo.

“El Juli” comenzó su labor en Ciudad Rodrigo con un ramillete de verónicas templadas para sacarse a los medios a un Galache con más brío y tranco de salida. Tras un leve paso por el caballo, dejando un puyazo caído, brindó al público el madrileño. Inició por derecho, templado, llevando al astado hasta el final, faltando por momentos ajuste y colocación. Al natural firmaría algún muletazo estimable, más templado y con gusto rematando las series con pases de pecho extraordinarios. Fue creciendo el nivel de la faena a medida que Julián se fue asentando y entendiendo lo que le pedía el de Galache. Con la mano muy baja, ligó varias tandas por derecho más lucidas, toreando erguido y con conocimiento de terrenos y alturas. En las postrimerías de la faena firmaría muletazos en cercanías alternado con circulares y pases mirando al tendido. Se metió en el canasto al público tras una faena de poder y mando. “Julipie” caído y trasero que le permitió cortar las dos orejas.

Con ganas y disposición comenzó “El Capea” su paso por Miróbriga tras enterrar las dos rodillas en tierra para recibir al de Galache con una larga cambiada. Pegado a tablas lanceó por verónicas templadas con la rodilla genuflexa al astado, para después salirse con el a pies juntos y rematando con una revolera. Tras dejar un puyazo arriba y brindar al público, comenzó por derecho intentando afianzar a un astado justo y flojo. Buscó imprimirle profundidad a la faena, aunque en las primeras tandas por ambos pitones todo fue más frío con el público. Ante una res de Galache con humillación y pronto, aunque justo de fuerzas, logró Pedro entenderlo poco a poco, dándole lo que requería. Por el pitón derecho, el mejor del astado, creció el vuelo de la faena a base de mando y oficio ya que logró hacer embestir más largo al «Vegavillar» dando el toque necesario para el muletazo en el momento justo y sin dejar parar al de Galache. Entrega y disposición demostró el salmantino que tras un final valeroso de cercanías y desplantes, culminaría con una estocada arriba que hizo que el toro cayera rodado. Dos orejas como premio.

Un eral de la misma ganadería salió por toriles para ser lidiado por el novillero triunfador del Bolsin de este año, Manuel Perera. Lo recibió de rodillas, pero tras un inoportuno remate en un burladero, se partió el pitón el astado siendo devuelto. Perera no se arrugó ante las figuras con las que toreaba y recibió al cuarto bis con un ramillete de verónicas templadas y cadentes de mano baja, sacándoselo a los medios con gusto y rematando con la media. Calentó el ambiente con un quite por gaoneras ajustadas y lucidas. En gesto torero brindó a sus compañeros de cartel a los que se sumaron Manzanares y Padilla. Con toda una declaración de intenciones comenzó su trasteo de rodillas en los medios, donde tras un par de pases recibió un susto sin consecuencias. Novillo con clase, codicioso y al que había que saber tocarle las teclas y con el que el pacence imprimió mandó para llevarlo largo y profundo conectando rápido con el público. Échandole los vuelos con suavidad firmó naturales templados, cogiéndole el ritmo, el sitio y la altura. Por derecho y sin dejarlo parar firmó muletazos de mano baja con mucha entrega y raza. Mantuvo la atención en todo momento, sufriendo varios revolcones y aunque fue una faena larga, demostró las ganas y el hambre del novillero que quiere triunfar en este mundo. Final de cercanias variado, circulares, pases cambiados y manoletinas como cierre fueron el preludio a una gran faena. Estocada caída le valió para pasear los máximos trofeos ante un buen eral de Paco Galache.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/altoroes/public_html/wp-includes/functions.php on line 4344