Un sevillano muy torero salva la tarde en Valencia.

«Pablo Aguado corta una oreja tras dejar los mejores pasajes de la tarde. Álvaro Lorenzo y Luis David se marchan de vacío con una corrida de la que se esperaba más.»

(Noelia Crespo Pino, @noeee_cp).

La juventud era la base de la quinta corrida de la Feria de Fallas de Valencia. Tres conceptos distintos, tres toreros distintos, donde pudimos ver como Álvaro Lorenzo estuvo muy correcto en una tarde donde los toros no le acompañaron, Luís David no tuvo la rotundidad necesaria y Pablo Aguado derrochó clase y clasicismo con su primero. Los tres se dieron cita hoy en Valencia ante una corrida de Alcurrucen que dejaría bastante que desear tras un baile de corrales que sin duda no le vino nada bien.

Pablo Aguado fue sin duda el nombre de la tarde. Empezó recibiendo con el capote a un toro suelto como sus hermanos, pero que mostraría dolencia en una de sus patas. Muleta en mano, el diestro de Sevilla iniciaría la faena a un toro que se cae por momentos. A pies juntos y despacio supo llevar al toro Aguado, mimándolo para que le durase. Al natural pudimos ver un toreo de gusto y elegante, ante un toro que va y viene como puede. Le faltó toro al sevillano pero logró entenderlo, sabiendo hacerle las cosas y aprovechando su nobleza. Finaliza con la mano derecha una faena llena de personalidad y un concepto clásico en la que tuvo que cuidar mucho al de Alcurrucen. Estocada caída pero efectiva y una oreja.

Con el sexto, el toro más pesado de la corrida con diferencia, logró con el capote sacarlo a los medios enseñándole, y cerrando con una buena media. Fue muy castigado en el caballo donde protestó pronto. Inició la faena de muleta por el pitón derecho llevando al toro desde el principio e intentando meterlo en la muleta. Actitud torera ante un toro que empezó a mostrar una condición de brusquedad en los muletazos de Pablo. Al natural se gustó, pero el toro amagó con rajarse pronto. Quizás faltó algo entendimiento entre ambos, pero quedó patente la clase y firmeza que tiene este torero ante un toro complicado. Pinchó y sería silenciado. Se puede marchar contento Pablo, un torero al que el público pide verlo en las grandes ferias porque tiene eso que gusta y engancha, ¡este sí señores empresarios!

Abriendo el cartel se encontraba el toledano Álvaro Lorenzo quien no lograría sujetar con el capote al suelto toro de la Casa Lozano. Tercio de varas lleno de auténtico descontrol y donde apenas se picó al toro. Inició la faena de muleta por doblones por bajo en un intento de enseñar despacio al astado, el cual se caía y flojeaba. Muleta a la mano derecha donde ligó muletazos poco a poco, metiendo al toro en la muleta con la cara a media altura. Soso, sin trasmisión y blando, estuvo dispuesto Álvaro que logró por el pitón izquierdo hilvanar naturales largos y sueltos. Vuelta a la mano derecha y arrimón para cerrar una faena donde se vio a un torero correcto, superior ante un toro flojo al que cuido para que no se le cayera en todo momento. Estocada entera caída y ovación tras leve petición.

Con el cuarto de la tarde se pudo ver poco más del torero toledano. Ante un toro noble pero de embestida incierta, sobre todo en los primeros tercios, intentó sacarle alguna verónica y un remate con la media. Ya con la muleta ligó por derechazos un inicio donde el toro mostraba una mayor movilidad, pero que se iría demasiado pronto. No le duró el astado, que enseguida se le paró y al que a base de tesón logró sacarle naturales sueltos de uno en uno. Fue por ahí donde vimos más cómodo al torero toda la tarde. Estuvo firme y con compromiso para arrancarle los muletazos. Estocada entera trasera y tendida. Ovación de nuevo.

Finalmente el mediano de los Adame toreros, Luis David Adame, dejaría dos faenas en las que no acabó de convencer. Con el primero de su lote ligaría por derechazos al empezar la faena de muleta. Pasó a la mano izquierda y dejó naturales sin mucha trasmisión a un toro que se acabaría rajando y aburriendo. Toro soso y noble con el que vimos a un Luis David pegando muchos pases pero ninguno de cierta importancia. Se intentó lucir en el final de una faena por manoletinas y dejaría una estocada entera a la suerte de recibir. Vuelta al ruedo.

No hay quinto malo, y así fue, “Alcachofo” de nombre era el feo toro de Alcurrucen que le tocaría en suerte a Luis David. Tras un saludo capotero sin mucha fijeza y un intento de quite por zapopinas, cogería la franela para iniciar su faena. Ante un toro que repetía con movilidad, el más encastado de la corrida, vimos a un Luis David despegado, toreando acelerado por momentos. Bernardinas, media y descabello para acabar con un toro que fue superior al matador mexicano.

Ficha del festejo.

Miércoles 13 de marzo de 2019.

Corrida de toros. Feria de Fallas de Valencia. Quinta de Feria.

Toros de Alcurrucen, de presentación y juego desigual, en líneas generales sosos, descastados pero nobles. Destacó el quinto por su mayor movilidad, repetición y casta.

  • ÁLVARO LORENZO (de grana y oro). Ovación tras leve petición y ovación.
  • LUIS DAVID (de blanco y plata). Vuelta al ruedo tras petición y ovación.
  • PABLO AGUADO (de marfil y oro). Oreja y silencio.

Entrada. Poco más de un cuarto

Detalles.

  • Se guardó un minuto de silencio al finalizar el paseillo en memoria de Antonio de la Torre.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*