Una charlotada empresarial petardea la corrida

Por Enrique Carcelén

Lima, 17 de noviembre, tarde nublada, el cielo gris presagiaba el mal desenlace del festejo. Cuando lanzaron los carteles esta corrida estaba anunciada con la cuestionada y misteriosa ganadería San Pablo, pero debido a las denuncias realizadas por la Peña Tendido 10 de Acho, con pruebas en mano se expusieron una serie de irregularidades y documentación falsificada de esta supuesta ganadería. Para salvar la corrida, Casa Toreros Perú solicitó casi con lágrimas toros a los ganaderos Alfredo Galdós y Freddy Villafuerte.

A estas alturas del año, con casi la temporada nacional a punto de finalizar, los ganaderos ya han vendido todos sus animales, y vienen preparando sus lotes para las siguientes temporadas, lo cual conlleva que la oferta de cualquier ganadería para presentar toros con edad peso y trapío sea paupérrima. Y eso fue lo que sucedió, en pro de salvar la corrida y parchar los errores empresariales, los ganaderos accedieron a apoyar sabiendo que se llevarían sendas críticas de la afición. Lo único destacable de la tarde fue la asistencia, poco menos de media plaza para una corrida que no generaba ni pizca de interés, seguramente los mini abonos lanzados por la empresa ayudaron que ver menos cemento en los tendidos.

Tarde con 4 confirmaciones de alternativa, besos y abrazos que aburren al aficionado, sumado a lo poco acontecido en el ruedo, casi nada que comentar.

Jerónimo una lágrima, muy aparte que se topó contra un astado de mucha nobleza y movilidad de Santa Rosa Lima, no pudo ni aprovecharlo por sus claras falencias; mala colocación, abuso del pico, citando al hilo del pitón, retrasando notoriamente la pierna de salida, muletazos para afuera y más falencias como terminar matando al lado de la puerta de toriles.

Luis Bolívar, Luis López y Rafael Serna hicieron frente a una ganadería que cría toros en poco más de 2 hectáreas, y el comportamiento de estos fue claramente de toros corraleados, sin opción, yendo con la cara alta, defendiéndose, apretando constantemente, embistiendo cruzados, y hasta desarrollando genio. El mismo Bolívar tuvo que colocar a su astado para ser banderilleado. Al peruano López le sonaron los tres avisos y a pesar de sus limitaciones es injusto que se exponga ante un majarro y toda la afición se le tire encima.

Paco Ramos, quién se ganó el puesto por haber triunfado en la Feria invernal que daba un lugar para esta tarde al triunfador, tuvo buen criterio al no insistirle al de Santa Rosa cuando el animal se vino a menos, buena decisión para no encabronar más al público.

Jesús Enrique Colombo tuvo al toro más noble y repetidor de la tarde, muchos quites con el capote levantando así al neófito público que ya aplaudía cualquier cosa después del esperpento de tarde, destaca el venezolano por su potencia de piernas al colocar banderillas y conocimiento de los terrenos pero a toro pasado. Con la muleta; sin colocación, nunca lo pudo enganchar para llevarlo toreado y rematar, trapazos, muletazos para afuera, abuso del pico, sin un claro trazo, defectos notorios de porqué casi no está acartelado en las ferias españolas. Dos pinchazos con el estoque, siendo su fuerte la suerte suprema.

Hay que revisar la balanza de la plaza, claramente esos pesos mienten, casi 100 kilos de regalo, a ver si las autoridades hacen buen uso del reglamento permitiendo el acceso al pesaje y dejan de ejercer sus funciones de acuerdo a lo que la empresa les diga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/altoroes/public_html/wp-includes/functions.php on line 4344