Por Adrián Blázquez

La empresa de Madrid dio a conocer el cartel con los finalistas del certamen de novilladas nocturnas que tendrá lugar el próximo jueves en horario habitual. La sorpresa entre los aficionados surgió al comprobar que tan solo dos novilleros tomarán parte en la final anunciada, incumpliéndose así las directrices que la propia empresa Plaza 1 había publicado para cerrar el certamen. Rafael González y Tomás Rufó serán los dos novilleros que, en formato de mano a mano, se den cita en la final para conseguir un puesto en la próxima Feria de Otoño en la Plaza de Las Ventas.

Si bien es cierto que elegir tres nombres para componer el cartel finalista no era tarea fácil, la empresa ha optado por eliminar uno los los puestos y con ello una nueva oportunidad para que alguno de los novilleros actuantes en los festejos clasificatorios pudieran resarcirse. El nivel que hemos visto durante estas novilladas no ha sido acorde a la categoría de la primera plaza del mundo y los novilleros han pasado de puntillas por el ruedo, con orejas fantasma que no son más que fruto de una buena coordinación entre los turistas y afines que llegaron en autobús.

Durante este ciclo se han ido sucediendo una serie de despropósitos organizativos que han culminado con un mano a mano para una final adulterada que se anunció desde un principio como una terna. La primera de las polémicas decisiones fue trasladar los festejos a los jueves en lugar de los viernes como venía siendo habitual en este certamen nocturno de novilladas. Aunque la asistencia de público no se ha visto afectada, incluso ha crecido en porcentajes muy pequeños, el aficionado se ha encontrado de nuevo con más palos en la rueda por parte de la empresa.

Cuando todo parecía asentado y finalmente aceptado, la organización volvió a dar un traspié que mostraba su falta de interés en hacer de este un
certamen de categoría. Salieron los carteles y con ellos una nueva polémica: dos novilleros anunciados, aspirantes a la final del ciclo, tenían firmadas ya sus inminentes fechas de alternativa. Dorian Cantón fue sin duda el nombre más sonado, pues compareciendo en la última novillada del ciclo en Madrid, tomaría la alternativa tan solo dos días después en territorio francés imposibilitándole así su posible participación en la final. Por motivos climatológicos finalmente no pudo debutar en el escalafón superior, pero el daño a un certamen adulterado de principio a fin ya estaba hecho.

A todo ello hay que sumarle los líos de corrales que se han ido dando durante los reconocimientos de cada semana. El caso más sonado y notable fue el de la ganadería de El Freixo, seleccionada para la primera de las citas en compensación a una cadena de favores que la empresa tuvo que pagar a su ganadero Julián Lopez «El Juli» como compensación a aquella inclusión a última hora en los carteles de San Isidro. No olvidará el aficionado de Madrid que tras ceder ante las exigencias del ganadero, tan solo pasaran los reconocimientos previos tres astados, de los más de treinta que en los mentideros se comenta que se reconocieron.

El próximo jueves tendrá lugar la final del certamen, con un cartel incompleto de nombres y de tauromaquia. No les siente mal los ingredientes con lo que han cocinado esta cena, pues con otra receta pudieran haber triunfado. Suerte a los novilleros y a sus cuadrillas, pues será la de todos los asistentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/altoroes/public_html/wp-includes/functions.php on line 4344