Valdepeñas | Galdós indulta a Chorlito

Por Víctor Peinado

Chorlito fue indultado por Galdós tras un trasteo generoso, amplio y sin ajuste ni profundidad. La prolija labor muleteril fue a menos. El toreo en línea recta, sin apenas obligar a Chorlito, hizo que el animal durara y durara. Pero nada más. En el caballo fue como toda la corrida, un animal que se dejó pegar y que hizo una pelea pobre. Es otro de esos indultos que el público delirante aviva y que les hace sentir parte del mismo. Ese mismo público habrá preguntado “post indulto”que de qué ganadería era, quién era el matador o vaya usted a saber qué otras cosas que pueden herir la sensibilidad del aficionado.

Acompañando a Galdós en el cartel, Eugenio de Mora, que estuvo solvente en sus dos toros. El primero duro muy poco; flojeaba en demasía y manifestó una gran falta de fondo y casta. No lo vio claro Eugenio con la espada, siendo inusual verle pinchar varias veces. En el segundo de su lote, un animal exigente, el poso del torero de Mora se impuso; entendió lo que el animal le pedía. Las tandas fueron pausadas, buscando la colocación y no ir en contra de las condiciones que el toro mostraba. Tras una estocada algo desprendida, cortó una oreja.

Gómez del Pilar recibió con airoso despliegue capotero a su primero. Para mí el mejor de la tarde. A la postre premiado con la vuelta al ruedo. Pero no sabemos qué hubiera pasado ( para nada me estoy refiriendo a un hipotético caso de indulto) con una elección de terrenos distinta por parte del matador. Noé no reparó en ver que un toro tan bravo debe ser toreado en los medios. No puede ser que en la segunda tanda de la faena, el toro acabe aculado en tablas y ¡no por su condición! sino porque invirtiendo la lógica que el toro le estaba marcando, Gómez del Pilar decidió realizar sus tandas de afuera hacia adentro. Lamentable. El afán de muletazos, remates y remates de tandas inconexas y con falta de estructura hizo que viviéramos semejante y penoso trasteo. El toro tras lo dicho se afligió y aquerenció y nunca sabremos como hubiese sido en el terreno que, vaya por Dios, fue a morir con la estocada en el cuerpo. En el quinto de la tarde, Gómez del Pilar siguió su patrón arrollador y tras un trasteo voluntarioso y valiente, pero que tuvo que rematar con el descabello, corto otra oreja

Gáldos en su primero no tuvo suerte. Toro sin vida, acobardado, mortecino. Sin opción. Lo que pasó en el sexto, es lo primeramente relatado.

FICHA DEL FESTEJO

Valdepeñas (Ciudad Real). Seis toros de Conde de Mayalde. El segundo premiado con la vuelta al ruedo y el sexto, Chorlito de nombre, indultado.

  • Eugenio de Mora: ovación y oreja.
  • Gómez del Pilar: dos orejas y oreja.
  • Joaquín Galdós: silencio y dos orejas y rabos simbólicos tras indulto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/altoroes/public_html/wp-includes/functions.php on line 4673