Valdilecha | Flor de Jara y Álvaro Alarcón se llevan la primera del circuito madrileño

Por Blázquez del Coso

Esta tarde arrancó el Circuito de Novilladas de Madrid en la localidad de Valdilecha. Se lidiaron en primer lugar tres novillos de Flor de Jara y tres de Victoriano del Río para completar el festejo. Actuaron Alvaro Seseña, Jesús Garcia y Alvaro Alarcón.

El primero de la tarde de Flor de Jara para Alvaro Seseña salió rematando en los burladeros y con un atisbo de medidas fuerzas. Por verónicas lo toreo en los medios de recibo. Del caballo salió acostándose tras un puyazo bajo y cortó mucho en banderillas, yéndose con dos pares puestos, tras una segunda entrada en falso. Con la muleta estuvo cómodo con la derecha, mismo sitio por el que más tarde le arrancaría la muleta antes de coger la espada. Sin palillo y sin espada para mover la muleta sobre la izquierda cerró su actuación al primero. Primera estocada al costillar como un alfiler como antesala al pinchazo arriba que, quedando prendida, le sirvió ñ para pedir la cruceta. Se fue el de Flor de Jara con la boca cerrada y el tendido con el primer bostezo.

Al segundo de su lote y primero en entrar en escena de Victoriano del Río le consiguió cortar una oreja. Se trató de un toro que en nada asemejaba a lo anterior y tampoco vino para mejorarlo. Seseña tiró de todos los recursos para levantar al público y con una estocada trasera se llevó su único apéndice de la tarde.

El primero de Jesús Garcia con el hierro del seis salió de forma diferente a su hermano, revolviéndose hacia los vuelos del capote una y otra vez. La cara por abajo y los riñones apretados para responder al castigo del picador que, esta vez si, cayó en buen sitio. Entendió bien que había que sacárselo a los medios para hacerle faena, pero pareció disiparse la buena condición del novillo cuando se vio en el centro del platillo. Sin embargo, la balanza se inclinaba hacia el animal en detrimento de la labor novilleril según avanzaba la faena. Dio una vuelta al ruedo.

Por lopecinas quitó él mismo al segundo de su lote, que se había llevado un puyazo en la paletilla. Dos entradas con los palos le bastaron a Jesús Garcia y al presidente para cambiar el tercio y anunciar la faena de muleta, ¿o era de muerte? Que más da, para ver pases hemos venido, ¿no? Y así fue. Pases, muchos; para el recuerdo, nada más que un gran número de rítmica. La ligazón esta conseguida, pero quedan pendientes la profundidad y la estética verticalidad. Oreja a la aseada y vociferante faena.

Alvaro Alarcón recogió al tercer Santa Coloma de la tarde, tras rematar en cada uno de los burladeros que encontró a su paso, por verónicas que remató soltando una de las puntas y levantando aplausos en el tendido. Debió recoger Andrés Revuelta la ovación que le brindó el tendido tras su gran labor en la brega. Mal por parte de su jefe de filas. Fijeza, recorrido y prontitud primaron frente a la humillación, lo que hicieron del tercero un buen novillo. Alarcón tardó en entender lo que le pedía, pero en los tramos finales de la larga faena suplió los reiterados enganchones con varios naturales y una tanda de derechazos de gran estima. Cerró una faena de menos a más con una estocada desprendida de rápido efecto. Oreja.

Supo aprovechar con el coerraplaza el favor que se había ganado del público y se dejó llevar por la inercia recogida en el anterior. Pese a que se le cantó desde el tendido cada uno de sus movimientos, hizo bien en centrar su escucha en el aficionado que le exigió cargar la suerte y enroscarse al novillo. Así lo hizo y dejó una gran tanda que, pese a la espada, le sirvió para cerrar su apuesta en la tarde. Otra oreja que se sumó a la obtenida en el primero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *