Victoriano Marín: «Tengo 29 años y no he vivido la tauromaquia en el cine»

Por Adrián Blázquez

Si por algo se ha caracterizado la tauromaquia a lo largo de la historia es por ser fuente de inspiración para la creación en otros sectores culturales. Para esta ocasión hemos hablado con Victoriano Marín, un joven emprendedor que busca llevar de nuevo la tauromaquia a la gran pantalla con Miedo, título del cortometraje que está preparando.

[P] Cuéntanos un poco como surge este proyecto y en qué momento se encuentra actualmente.

[R] Por ahora, el cortometraje está solo escrito y se han rodado los dos teaser, que no tienen que ver con el guion original. Lo hemos rodamos con el objetivo de mostrar que podíamos trasladar la esencia taurina al cine. No hemos pretendido trasladar el argumento y por eso prescindimos del guión del corto para rodar algo más libre con el actor, que si que será el protagonista.

Me ha llevado mucho tiempo escribirlo y el presupuesto, para el que nos ha ayudado un profesional, está bastante detallado.

[P] Ahora entraremos en varios de esos puntos que has comentado pero, hablando del protagonista, hemos visto que contarás con Kino Gil, al que se sumaran una decena de actores. ¿Cómo ha sido la aceptación del sector a la hora de presentárselo para formar parte de ello?

[R] Aunque aún quedan actores por definir, también me gustaría contar con algún actor de renombre. Todo depende de cómo vaya evolucionando el proyecto. Por lo general, la gente de dentro del sector del cine que me he encontrado y que han leído el guion, han mostrado interés sin la necesidad de ser taurinos. Es algo que me ha sorprendido, incluso de alguno que pudiera enmarcarse en un perfil más contrario. Después de leer el guión, me han trasmitido que les ha gustado la historia y que el personaje les ha emocionado.

Quizás sea porque ahora mismo no hay nadie haciendo algo sobre tauromaquia en el cine y cuando sale algo así, llama mucho la atención.

[P] El título del corto, del que luego hablaremos, también es un reflejo de la industria del cine. El miedo a volver a esos orígenes del cine donde todas las películas, de producción española sobre todo, tenían matices o temática taurina. Incluso con toreros en activos.

[R] Yo tengo 29 años y es algo que no he vivido. Durante mi vida, no he visto ninguna película taurina en el cine; ni mi generación tampoco. Me llama la atención que hayamos pasado de hacer un montón de películas con esa temática a una desaparición prácticamente total. Se me ocurren algunas, como Blancanieves hace unos años; Almodóvar o Agustín Díaz Yanes con la inclusión de matices taurinos en algunas de sus películas, pero siempre muy tangencial.

Ya no se hacen sobre la tauromaquia como eje central y el algo que me choca mucho. Es como si Japón dejase de hacer películas de samuráis de un día para otro, siendo algo que solo pueden hacer bien ellos. La temática taurina es algo que solo podemos hacer bien nosotros. ¿Por qué no lo estamos haciendo?

[P] La tauromaquia ofrece muchas posibilidades, por su expresividad.

[R] De cara al cine es muy rica, porque tiene mucho color, folclore, plasticidad y estética. Es llamativo que haya desaparecido de esa manera y es ahí cuando decidí que tenia que hacer algo. Yo soy una persona joven y estoy empezando; lo que necesito es llamar la atención y destacar por encima del resto. Esa ha sido una de las razones principales para embarcarme en esto porque, si sale adelante, puede darme el reconocimiento que busco. No busco lucrarme con ello.

Además, hay mucho desconocimiento sobre este mundo y es bueno que se pueda difundir. Es algo que he llegado a percibir con la gente más cercana al proyecto y salen con una idea cambiada de lo que es el mundo del toro. En esta generación es muy común el desconocimiento sobre el tema, tirando de prejuicios sin saber siquiera cómo es la gente de dentro. Otro de los objetivos es derrocar esos prejuicios y por eso, el personaje principal del corto es un novillero actual. No he querido hacerlo de época porque quiero que la gente entienda y vea que se trata de gente totalmente normal.

Queremos conseguir que el espectador empatice con un torero, con sus problemas y la mentalidad que tienen. Como cualquiera.

[P] Siguiendo con ese miedo, ¿por qué girar en torno a él para llevar de nuevo la tauromaquia a las pantallas?

[R] El miedo es algo muy definitorio ya que cuando uno piensa en un torero lo asocia directamente con esta palabra. La gente siempre suele pensar “madre mía, como son capaces de hacer esas cosas” y es por ello que el miedo es algo que les diferencia del resto de personas; esa capacidad para poder aguantarlo y soportarlo. Además, juega un poco con la trama ya que también habla de otro tipo de miedos con los que todo el mundo puede empatizar, incluso gente de fuera del mundo del toro.

Por eso el miedo es un tema que nos viene muy bien para esto. También la gente del toro lo entenderá perfectamente al estar ya familiarizados con él y el público de fuera podrá aprenderlos y asumirlos como propios.

[P] Además de tu padre, que ya has mencionado, he visto que has contado con el asesoramiento de otros profesionales como El Inclusero, ¿te ha servido mucho para tu proyecto?

[R] Por supuesto. Todo eso ha empezado desde mucho antes de yo escribir el guion. Necesitaba empezar a conocer más personajes y el único contacto que tenía a mano era mi padre. Gracias a él me pude acercar a mucha más gente, para vivirlo todo más cercano. Por ejemplo, con Antonio Sánchez Puerto es con quien tengo más confianza y me ha ayudado mucho a entender ciertos aspectos. Me inspiró para poder crear el personaje, cogiendo características de cada uno y de mí mismo. Además, esa gente que me ha ayudado desde el primer momento va a seguir estando y quiero que me ayuden a llevarlo a la pantalla, que es el momento verdaderamente decisivo.

[P] Uno de los principales problemas, aparte de la situación del cine actualmente, es el tema de la financiación. ¿Cómo se puede redondear un presupuesto? 

[R] El presupuesto cerrado completamente es difícil tenerlo, porque siempre hay aspectos que se le pueden escapar a uno y, por ejemplo, todavía no tengo el elenco cerrado. No sé exactamente cuánto me puede costar que participe un actor de más o menos renombre, pero si te puedes hacer una idea bastante aproximada de lo que puede llegar a ser.

Por otro lado, la música también juega un papel fundamental. Saber qué temas vas a poner y cuál nos va a costar más […] Hasta el último euro no se puede cerrar lo que nos va a costar, pero sí tenemos un presupuesto muy aproximado de lo que será finalmente.

[P] Has elegido el crowdfunding como modo de financiación. Imagino que las ayudas al cine para proyectos como este serán también bastante complicadas de obtener.

[R] Las ayudas de por si es difícil que te las den y además tengo el miedo de que, por la temática, tampoco nos la concedan. Tampoco descarto que la tengamos. Una vez que salgan las ayudas del año que viene no voy a dejar de intentar optar a ellas y tratar de conseguirlas. Lo que tengo claro es que la financiación más segura es la privada. Aunque me dieran las ayudas, es muy difícil que te den tanto como lo que requiere el proyecto, porque este es un corto caro y para hacerlo bien se requiere de una cantidad de dinero importante.

Podría haber escrito una cosa más pequeña y barata, pero yo tenía claro que quería hacerlo en condiciones y para hacerlo así tiene que haber toro, tiene que haber público y tiene que estar todo aquello que representa el mundo del toro. Aquí no nos basta con tener dos actores en una sola localización, porque ya que entramos, hay que hacerlo por la puerta grande y que tenga éxito después.

Espero que se vuelque el sector con el proyecto. A la hora de las ayudas, es importante tener una parte del presupuesto cubierta. Y quiero hacer hincapié en que cualquier aportación ayuda, por pequeña que sea. Si muchos aficionados aportasen un cantidad simbólica de cinco euros, sumaría muchísimo dinero; no hay que aportar necesariamente cantidades grandes. Queremos dejar muy claro que nos vendrá muy bien cualquier ayuda de quien quiera colaborar.

[P] De cara a la administración, imagino que influirá también el respaldo social.

[R] Sobretodo que vean que es interesante y que tiene una parte cubierta. Cubrir esa parte con financiación privada es nuestro primer hito. El productor siempre es una persona que quiere ganar dinero y quiere ver si funciona o no antes de embarcarse.

[P] Aunque hemos comentado ya que Kino Gil será el actor protagonista, ¿se te ha pasado por la cabeza contar con profesionales en activo?

[R] Para el personaje protagonista, yo tenía claro que debía que ser un actor, porque algunas de las escenas que se incluyen en el guion son difíciles para alguien ajeno a la interpretación. Kino es un profesional implicado al cien por cien, que está bebiendo mucho del mundo del toro pasando tiempo con mi padre. De cara a esa preparación, estamos haciendo un trabajo enorme. El asesoramiento de la gente del toro es importante y contaremos con varios profesionales como los que hemos comentado. La intención es que quien lo vea, no note la diferencia entre el torero y el actor; creo que eso lo vamos a conseguir, porque teniendo a un profesional como mi padre, la exigencia es muy grande.

Puedes colaborar con cualquier aportación pinchando aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/altoroes/public_html/wp-includes/functions.php on line 4669