Villaseca de la Sagra | Firme actuación de El Chorlo ante los de Monteviejo

Por Blázquez del Coso

La entrada en Villaseca de la Sagra ha sido, durante los días previos al de hoy, todo un éxito. La apuesta por las novilladas y la lucha por conservar a autenticidad del toro en la plaza, con la colaboración de todos los actuantes en primer lugar y de la organización en el mismo plano, ha llevado a colgar hoy el no hay billetes. También habrán influido los animales reseñados de la ganadería de Monteviejo, con una impecable estampa que ya impresionaba vistos desde arriba en los corrales. Victorino Martín sigue teniendo eso que atrae a la gente y así se lo hacen ver con la cantidad de fotos que se está tomando antes del festejo, sin negar la petición a nadie que se lo proponga. En el ojo del huracán durante toda la semana, hoy no se ha querido esconder. Y ahí está junto a su hija en el tendido de La Sagra a la derecha de su alcalde Jesús. 

Otro Jesús, Díez en este caso, apodado como El Chorlo es el encargado de recibir Cidron N10. Como la que se averigua en sus hermanos, la estampa es preciosa. Sin embargo, el primer aviso llega pronto para el novillero, que sale ileso del trance. Mientras se repone, llega el segundo toque de atención. Para un hombre de sus filas esta vez. El tercio de varas sigue la tónica habitual de los días anteriores y en banderillas sigue la expectación. Les diré que los tendidos parecen haber recuperado el interés en el segundo tercio que, si mal está el primero, mas trámite se considera el segundo. La feria ha traído caras nuevas y el conflicto a llevado a ofrecer una mayor exposición para reivindicarse en la plaza. El pitón derecho del toro tiene hambre de blandos y El Chorlo lo sabe. Mas pegajoso que una mañana de Levante, gira muy rápido sobré su propio eje. Lo que se encuentra de frente es un torero que no retrocede mas que para volver a dar el paso al frente. En los tendidos nadie pestañea y la emoción es contagiosa, cada uno la que sienta, pero algo se intuye y se nota. Llega la estocada y, ni con esas, muestra el toro debilidades; boca cerrada, actitud gallarda y arreando a lo que invade sus terrenos mas de lo que considera peligroso para su supervivencia. El saludo en el tercio es merecido y así se le recompensa. Seguimos hablando de los hombres de plata y esta vez quiero puntualizar la actuación de Corruco de Algeciras con Rondito N24, el que también lleva encadenando buenas actuaciones en esta edición del Alfarero. Poco cambia la actitud de El Chorlo con este, volviendo a tragar y dejando constancia de buen oficio. Al lado tiene a Tomás Campuzano, que de esto sabe un rato. La recompensa a su tarde es una vuelta al ruedo que no se protesta; en la plaza hay un torero y hoy se ha jugado el tipo sin mirar a otro lado.

Carlos Olsina tiene por delante a Pasosoble N53, otro novillo con genio que busca los pechos del caballo tras comprobar que por los costados tiene la batalla perdida. La complicación del animal desaparece en gran medida en las manos de Víctor del Pozo. Otro nombre para apuntar y buscar en los programas de cada tarde. Olsina está desbordado delante del animal. Carrera para aquí y para allá sin ideas claras. Con mas pena que gloria, ya piensa en Rosito N48. Este tiene poca trasmisión y pierde las manos constantemente, levantándose como un resorte en cada ocasión. Caerse y levantarse. El toro no pasa y es la suerte de Olsina, que esta vez puede tener los pies quietos pues su oponente tampoco hace por él. 

Francisco Montero sigue recogiendo los contratos que se ganó dos años atrás y que peligran de cara al futuro. A Coleteron N43 se le pica muy mal y el tercio no llega a consolidarse en la feria. La técnica de Montero es la que es y eso le lleva a preocuparse de otras cosas que van mas allá del toreo. Como un futbolista tras marcar un gol, celebra con entusiasmo salir entero de un peligroso trance con el toro. Nada mas viene después, pero también se muestra contento con la estocada defectuosa. En último lugar sale un sobrero de Baltasar Ibán tras asomar el pañuelo azul por el balcón de la presidencia. En el caballo empuja con los riñones para sacarlo hasta los medios y, desde ahí, apretarlo de nuevo hasta las tablas de la contra querencia. En el segundo encuentro tampoco cesa en su pelea y Montero nos niega la tercera que también se merece Santanero N12. Esta vez apuesta por coger el testigo mas poncista con una figura impostada de la que solo se agradece la verticalidad al componer. Esto no va con él y se nota. El toro que necesita es el que le lleva a sobrevivir en la plaza, pues el que embiste le abre las costuras y deja al aire lo que hay. Se va otro toro bravo de Ibán que se suma a los jugados en el día de ayer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *