Villoria | Raquel Martín y Jarocho, nuevas ilusiones en la escuela de Salamanca.

Por Noelia Crespo

Comenzó el certamen de clases prácticas de Salamaq en la localidad salmantina de Villoria. Tarde interesante y variada en la que el público pudo disfrutar con la juventud, ilusión y ganas de los nuevos valores de la Escuela Taurina de Salamanca.

Saúl Sanz, novillero de Cantalejo, fue el encargado de abrire el cartel en la tarde de hoy tras haber debutado recientemente de luces. Dificultosa y complicada labor la que tuvo que realizar con el capote, sin lograr el lucimiento, ante un astado de Manuel Gimeno algo brusco y justo de fuerzas. Tras brindar a sus compañeros, inició con la muleta doblándose en el tercio, pasándolo por alto e intentando cuidar la embestida de un animal al que no le sobraba la fuerza. En una media altura y buscando realizar bien la labor, estuvo con disposición en todo momento, faltando esa conexión necesaria en el tendido. Lo pasaportó por ambos pitones, asentándose a medida que avanzaba faena y siendo fiel a su concepto. No terminó de cuajar su trasteo con sendos enganchones que deslucieron la labor. Final por circulares y pinchazo con la espada en el primer intento. Se volvió a tirar con todo posteriormente dejando una estocada entera. Ovación.

Manuel Tabernero fue el segundo actuante de la tarde. Frente a él, un eral de Vellosino que embistió en los primeros compases con clase, repetición y codicia en el capote del salmantino. Encajado y templado, le recetó varias verónicas cadentes de mano baja que rápidamente conectaron en el tendido. Cambió por completo el novillo de Campo de Ledesma, se vino a menos en la muleta, más reservón y con mayores dificultades, aunque sin maldad alguna. Intentó llevar al animal en todo momento con suavidad, pero no logró entender ni acoplarse a lo que requería en cada momento. Acortó distancias desde el principio, desluciendo los múltiples enganchones sufridos. En las postrimerias de la faena logró, al natural, firmar su mejor tanda, de uno en uno, tirando del animal y llevándolo cosido en la muleta hasta el final. Estocada tendida y oreja como premio.

A la puerta de toriles de fue Alejandro González a recibir al eral de Manuel Gimeno, el segundo en la tarde de hoy. Solvente y con valor saludó con una larga a un astado bruto y sin clase, captando instanteamente la atención del tendido. Sin embargo, cambio por completo el eral a mejor en la muleta, con mayor clase, prontitud y repetición. Inició con la mano derecha, dejándole la muleta puesta y ligando muletazos con profundidad a un novillo que pronto miró tablas. Por ambas manos, con gusto y firmeza, bajándole la mano a un novillo que lo quería todo por ahí, logró firmar buenos pasajes en el trasteo. Estuvo entregado y correcto, firmando muletazos con buen trazo, sutileza y asentamiento. Se quedó quieto, tuvo valor y estuvo inteligente. En las cercanías se vino a menos la faena, más embarullado y con un novillo más apagado. Final por bernardinas cambiadas vibrantes y estocada arriba tras hacerle guardia la primera espada. Oreja.

En cuarto lugar hizo la debutante Raquel Martín, quien hace unos días causaba sensación en las redes. Ante un novillo distraído de salida de Santiago López-Chaves, logró dibujar alguna verónica personal y con gusto, dejando ya su sello en la tarde. Tras un buen tercio de banderillas, comenzó su trasteo muleteril por alto, construyendo faena en los medios e intentando imponerse al viento. Con valor y quietud, dándole tiempo entre tandas y con la distancia acertada, firmó muletazos con buen trazo y composición. Estuvo asentada y con cabeza por ambos pitones, siendo por el izquierdo, el de mayor calidad del novillo, por donde se lograron los mejores muletazos de la faena. Nobleza, fijeza y prontitud fueron algunas de las virtudes del novillo. Con personalidad,, firmeza, gusto y valor firmó una faena ceñida y ajustada, llena de clasicismo, entrega y verticalidad. Tras un final en varias tandas a pies juntos muy personales, se tiró a matar o morir cayendole la espada baja. Dos orejas como premio a una plaza rendida a la joven.

Finalmente, en quinto lugar, debutó también en público el joven Jarocho. Recibió al bonito eral de Valrubio en el tercio, a pies juntos por delantales, con gusto y mucha personalidad, llevandose una tremenda paliza tras irse el astado hacia el cuerpo. Nuevamente en banderillas, se llevó otras tantas volteretas pero comenzó a ganarse a la plaza con su entrega indudable. Muy enrazado y en los medios, inició con la muleta pasándoselo por la espalda. Estuvo durante toda la faena entregado, dispuesto y firme de zapatillas, aguantando y saliendo volteado en numerosas ocasiones. Novillo con gotitas de vegavillar con clase, humillación y fijeza al que firmó pasajes muy toreros y con gusto en un concepto clásico y lleno de personalidad. Inteligente, dándole tiempo y asentado estuvo en una faena en la que sin duda se lo dejó todo, con raza y ganas. Corazón y querer, con buen concepto y cualidades demostró el nuevo torero de la saga Jarocho. Final por manoletinas, pinchó y estocada tras tirarse con todo. Dos orejas.

Además otros dos alumnos de la escuela mostraron sus cualidades. Alejandro estuvo con mucha entrega y ganas, haciendo alarde de su concepto clasico y un valor extraordinario. Álvaro, logró varias tandas buscándole las vueltas, aguantando y toreando por ambos pitones con suavidad, gusto y buenas formas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/altoroes/public_html/wp-includes/functions.php on line 4669